(I) Veinte años de los documentos fundacionales de Hamas: primer comunicado y Estatutos

Gonzalo Caretti Oria

El 14 de diciembre de 1987 circuló por las calles de Gaza un breve comunicado reivindicativo. En su cabecera figuraba una frase, “En el nombre de Alá, el Clemente, el Misericordioso” y una cita del Corán. El documento lo firmaba un movimiento desconocido que se hacía llamar Harakat Al Muqawama Al Islamiya – Movimiento de Resistencia Islámica- , en árabe y en acrónimos, Hamas. El texto lo avalaban siete líderes: Ahmed Yasim, Adbdelazizz Al Rantisi, Salah Shehadeh, Muhammad Shamah, Isa Al Nahshar, Andel Fatah Dukhan e Ibrahim Al Yashuri. En el se mezclaba un lenguaje doctrinario y religioso con reivindicaciones políticas muy pragmáticas.

De ese texto se derivaban dos objetivos revolucionarios en los territorios palestinos. La necesidad de tomar el Islám como solución, como sistema de salvación para el pueblo y la causa palestina y que se configura  como una alternativa al nacionalismo ofrecido hasta entonces; y el segundo, menos novedoso por presente en la historia de otros movimientos de resistencia, la obligación de todo musulmán palestino de luchar por la vía armada contra la ocupación Israelí. Lo novedoso aquí es la fuente que lo legitima: La religión.

Ese documento supuso la fundación, hace 20 años, del movimiento integrista Hamas, un movimiento que ha transformado la lucha palestina. El resultado de un largo proceso de evolución que había comenzado con la introducción de la doctrina sembrada por los Hermanos Musulmanes desde los años 30. Meses después de la aparición de ese breve comunicado, en agosto de 1988, aparecería una Carta detallada, de 36 artículos, que desarrollaba los conceptos sugeridos en ese primer comunicado. Esa Carta eran los estatutos de un movimiento político, social, armado y religioso, perfectamente estructurado, que se conformaba como una alternativa global y que aspiraba a tomar el poder para implantar un sistema de Estado diferente a lo ofrecido hasta entonces.

El contexto era propicio. La OLP, secular y nacionalista, la máxima representante del movimiento de lucha palestino, acaba de reformar su Carta Fundacional a través de un memorando llamado el “Documento de Independencia”. Con él, Consejo Nacional Palestino había renunciado a algunos conceptos básicos: La lucha armada, la unidad de territorial de la “Palestina del Mandato” -aceptando las resoluciones 188 y 242 de la ONU que establecen otras fronteras- y la histórica negativa a reconocer el derecho de Israel a existir. Los Acuerdos de Oslo y Camp David hicieron el resto. Para el nuevo movimiento, estas negociaciones eran y son aún una traición al pueblo palestino. Así lo refleja su Carta Fundacional, sus estatutos, y por ello se autoproclaman los verdaderos representantes del pueblo palestino, y justifican en parte su entrada en la escena política palestina por la necesidad de rectificar esa traición.  

Esa Carta o Estatuto consta de 36 artículos, estructurada y organizada como cualquier acta fundacional de una organización dirigida a la puesta en práctica. Establece objetivos y estrategias concretas. Todo el texto está dominado por un lenguaje doctrinal y religioso, mezclado con un pragmatismo y cierto lenguaje nacionalista; Su artículo 8 se configura todavía hoy como todo un lema y toda una declaración de intenciones: “Alá es su meta, el profeta es su Guía, el Corán es su constitución, la yihad es su metodología, la muerte al servicio de Alá, su más codiciado anhelo”. Pero junto a afirmaciones tan doctrinales y abstractas, se podía vislumbrar una idea germinada con los años: El Islam como sistema global, político y social: “ (…) por abrazar todos los concetos islámicos en todos los dominios de la vida: ideasy creencias, política y economía, educación y sociedad,  jurisdicción y ley, comunicación y arte, lo que es visible y lo que está oculto, y todas las demás esferas de la vida” (art.2)

Un concepto ya acuñando por los Hermanos Musulmanes, por Hassan Al Banna y Sayid Qutb, y desarrollado – aunque en la doctrina chíi- y llevado a la práctica por Ruhollah Khomeini y por la Revolución Iraní. Un concepto que ofrecía un modelo de estado novedoso adaptado a las circunstancias palestinas: Un pueblo bajo una ocupación. Pero junto a estas consideraciones, otros artículos reflejan puntos mucho más pragmáticos, que Hamas ha ido concretando a lo largo de los años:

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) es un movimiento de liberación nacional de Palestina que por la emancipación de los territorios ocupados palestinos y por el reconocimiento de los derechos legítimos palestinos (…)”

Así pues, Hamas se define como un Movimiento de Liberación Nacional, incorporando nuevos elementos, como la religión, al concepto tradicional. Por ello, esa Carta fundacional afronta cuestiones tan pragmáticas como la relación con otros grupos palestinos, religiosos o seculares, la línea política, el objetivo de establecer un nuevo modelo de Estado, o la interpretación o aplicación de los acuerdos y negociaciones con Israel. Para Hamas, tierra y religión están estrechamente ligadas. La tierra es un bien confiado, legado por Alá a la comunidad islámica. Por ello, cualquier entrega o concesión de una parte de ésta es imposible y no está legitimada. Nadie tiene derecho ni potestad para negociar o para hacerlo, y conforme a esta línea de pensamiento, los acuerdos de Paz por Territorios no tienen vigencia. En  Hamas,  su llamamiento a un estado palestino se conforma como un nacionalismo diferente, donde su fuente de de legitimación no reside en ideas seculares, sino religiosas: “ el nacionalismo del Movimiento de Resistencia Islámico tiene, además, algo que es más importante, razones divinas que le dan vida y espíritu” (art.12). Todo ello justifica la Yihad, mayor y menor, como método de lucha obligatorio en todo los espectros de la vida, y táctica militares tan atroces como el atentado suicida sujetas a estrategias globales.

Hamas se define como “la Rama palestina de los Hermanos Musulmanes”, aunque, a día de hoy, parece haber adoptado personalidad propia. Para Khaled Horub, Hamas es “el resultado de la metamorfosis interna de la rama palestina de los Hermanos Musulmanes”. La carta está marcada por un tono conspirativo y antisemita, rescatando teorías como los “Protocolos de Sion” – un viejo texto antisemita que habla de una pretensión y un complot  judío para la dominación del mundo- para explicar los movimientos de Israel. A lo largo de los años, Hamas ha ido rebajando este tono sin reducir un ápice su antisionismo.

 El pragmatismo que deriva de esa carta no impide un inmovilismo doctrinal. Esos estatutos carecen de una provisión de reforma, tal y como tenían los Estatutos de la OLP y Al Fatah, que fue lo que permitió alcanzar acuerdos con Israel y que explica la intransigencia doctrinal del movimiento integrista. La razón se explica en la diferente naturaleza de ambos movimientos. Frente a un modelo secular, en Hamas es la Ley Divina la que inspira los estatutos. Y nadie está legitimado para modificar esa Ley Divina. Por todo ello, Hamas ha tenido que recurrir a todo tipo de trucos y vueltas lingüísticas religiosas para justificar algunos de los acuerdos de alto el fuego alcanzado, al que denomina “tregua” –Hudna- con Israel, pero que no es un Acuerdo de Paz.

Esos Estatutos de agosto del 87, de hace 19 años, es el resultado del desarrollo de aquel breve comunicado del 14 de diciembre de 1987, hace ahora veinte años, y que supuso la fundación del movimiento. Con ello Hamas se adueñó de los mismos principios nacionalistas que dieron vida a la OLP. Con él surgió también un nuevo concepto de lucha por la liberación de Palestina, desconocido hasta entonces. Un concepto que, tras 20 años de vida, ha ido madurando y adaptándose, hasta alcanzar el poder. El resto forma parte la historia reciente, de la transformación de la lucha palestina frente a Israel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: