(III) Al Mujama Al Islamiya: el secreto del éxito de Hamas

Gonzalo Caretti Oria

El 14 de diciembre de 1987, el día en que se publicó el primer comunicado de Hamas, está considerado como el momento de su nacimiento. Pero de su compleja estructura se deduce que un movimiento tan organizado y pragmático no nació de la noche a la mañana. De hecho, la literatura académica establece cuatro fases en su historia, que coinciden con la historia oficial que presenta el movimiento. La primera de esas fases –según Khaled Hroub- se estable entre los años 67 y 80. Es la fase de predicación y asentamiento, la fase en la que el movimiento, todavía sin el nombre oficial de Hamás, empieza a tejer sus primeras y complejas redes sociales, cuyo origen se encuentra en la organización Al Mujama Al Islamiya, que han terminado por ser el secreto del éxito de Hamás.

En el Artículo 2 de la Carta Fundacional Hamas se reconoce como la Rama armada de los Hermanos Musulmanes de Gaza. No en vano, y en palabras de Hroub, el movimiento es una metamorfosis de los Hermanos Musulmanes y de ellos deriva. Siguiendo la línea doctrinal del fundador de la Hermandad, Hassan Al Banna, los Hermanos Musulmanes – presentes en Gaza y Cisjordania desde 1930, aunque siempre existieron grandes diferencias entre la rama cisjordana y la de Gaza- su función era básicamente reformista y su presencia fundamentalmente asistencial y proselitista. Tras la Guerra del 48 y la represión desatada por Nasser contra los Hermanos Musulmanes se produjo en Gaza una desbandada de sus líderes: desde 1954 sus líderes quedaron reducidos a un pequeño número que actuaban en secreto.

Uno de esos líderes era el Jeque Ahmed Yassim, figura clave en la preparación y fundación del movimiento. Formado en Egipto dentro de los Hermanos Musulmanes, Yassim empieza a organizar en Gaza, a partir de 1967, cuando empieza a residir en la Franja, una compleja red de asistencia – en materia fundamentalmente educativa y sanitaria- compuesta por 3 miembros y cuyo centro de operaciones residía en las mezquitas. Esta red llegaba a todos los niveles y estratos sociales de una zona asediada por la guerra y que sufría con mayor intensidad sus consecuencias. Una red tomada de la línea de actuación de los Hermanos Musulmanes, y que como ellos, esperaban el momento propicio para tomar parte activa en la lucha política y armada por el control del estado. En el caso palestino, eso implica un estrategia en la lucha contra la ocupación.

De estas redes, compuestas por maestros y médicos, surgiría en 1973 la conocida como Al Muyama Al Islamiya bajo la mirada condescendiente de Israel. También en 1974 se funda la Asociación Islámica (Al Yamiah Al Islamiya). Para el estado Israelí, estas organizaciones, y los islamistas en general, no suponían un peligro y permitía dividir la unidad palestina, así como restar apoyo al fuerte nacionalismo laico que encabezaba y estructuraba la lucha contra la ocupación. Mientras  Israel cerraba las organizaciones asistenciales de la OLP y de Al Fatah, permitía el desarrollo de las organizaciones islamistas. Al Mujama Al Islamiya empieza a dar asistencia social en materia de sanidad y educación – sus luchas por el control de la Universidad de Gaza con los líderes de Al Fatah empiezan a ser constantes- permitiéndole asentarse y alcanzar un alto prestigio. Los islamistas empiezan a introducirse, gracias a su participación en los consejos estudiantiles, en las élites palestinas. La importancia a todos los niveles de Al Mujama Al Islamya se puede resumir con un dato significativo: algunos de los líderes históricos más importantes, como Abdel Asís Al Rantisi o Mahmud Al Zahar, ambos médicos, se formaron en esta asociación.

La organización estructura todas sus prestaciones alrededor de las mezquitas. Por eso es usual oír a los líderes de Hamas referirse a esta época como la “epoca de la construcción de las mezquitas”. Al Mujama empieza, desde 1973, a controlar la estructura y discurso de las ezquitas. Estos centros religiosos se convierten en una suerte de “club social” abierto a cualquier hora y donde se podía encontrar ofertas sociales que abarcaban las necesidades básicas que los grupos nacionalistas eran incapaces de administrar. El control empezó a ser tan grande que en 1987, con el nacimiento oficial de Hamas, Al Mujama controlaba el 40% de las mezquitas de Gaza y tenía abiertos centros y delegaciones, con todas sus ofertas sociales, en las ciudades cisjordanas de Nablus, Hebrón, Jenín y Jerusalén. A día de hoy, esos son los bastiones de Hamas en Cisjordania.

En este periodo de la etapa de los Hermanos Musulmanes de Gaza, anterior a la formación de Hamas, el movimiento se mueve en tres esferas, básicas en la evolución del movimiento y necesarias e imprescindibles. Dos de ellas están referidas por un lado a la creación de un nutrido apoyo social – la línea doctrinal de los Hermanos Musulmanes no contemplaban el asalto al poder hasta gozar de un apoyo suficiente en la sociedad- y por otro lado, tan básico como el anterior, a la formación de nuevos cuadros de dirección. Para cuando Hamas se forma, y adopta un política más intervencionista en cuestiones militares, administrativas y políticas, la red social, con su punta de lanza, Al Mujama Al Islamiya, ya habría granjeado un importante apoyo y una imagen de honradez y preocupación por la sociedad palestina que competía con la imagen de representatividad que ostentaba en solitario la OLP.

Como ocurre con Hezbollah, dos movimientos que no por casualidad enarbolan la bandera de la representación nacional, Hamas utiliza la red asistencial para desarrollar su labor proselitista bajo el concepto islámico de “Al Dawa”.

En los 90, Hamas ha desarrollado dos tipos básicos de organizaciones asistenciales: las de beneficencia y las que patrocinan servicios sociales como la educación – se encargan del 65 % de las instituciones educativas de preescolar y primaria- o la sanidad. De acuerdo con un estudio sobre la pobreza de 1997, con el estallido de la Intifada de Al Aqsa, las redes de Hamas daban cobertura a 22.000 familias y a un número calculado de 300.000 personas, bien en concesión de dinero, bien en asistencia social.

Todo esto, unido a su cambio de rumbo doctrinal y a la decisión de tomar parte activa en la lucha militar contra la ocupación, permitió a Hamas alcanzar un nivel de apoyo social básico necesario que le ha ido abriendo camino hasta el poder. El asalto y enfrentamiento directo con otras históricas organizaciones palestinas, como Al Fatah, no se ha producido hasta que el movimiento tuvo claro la fortaleza de ese apoyo. Un movimiento táctico que no se toma a la ligera para no destruir en pocos años o meses el trabajo realizado durante décadas.

2 Comentarios a “(III) Al Mujama Al Islamiya: el secreto del éxito de Hamas”

  1. Rafael Díaz Arias Says:
    Diciembre 28th, 2007 at 4:51 pm

Como muestra este estupendo análisis, Hamas no es una simple organización terrorista. Como el IRA, o ETA son organizaciones (a través de organizaciones interpuestas) de masas. Pero ninguna como Hamas ofrece uan respuesta global (ideológica, religiosa, política, económica). En el vacío dejado por la una Autoridad Nacional Palestina, siempre limitada y hostigada por Israel, ha nacido el embrión de un nuevo estado. Los que califican a Hamas como simple organización terrorista, terminarán negociando con ella. Mientras tanto, sirve para tener como rehén al gobierno de Abbás en Cisjordania.

  1. Pozí Says:
    Enero 3rd, 2008 at 1:50 pm

Estoy deseando que llegue la cuarta entrega.

Gonzalo, eres un crack.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: