(II) El conflicto de Colombia. Las FARC

Gonzalo Caretti Oria

El 14 de diciembre de 2004, Simón Trinidad, uno de los miembros más importantes de las FARC, fue extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por delitos de narcotráfico. En una entrevista concedida a la revista El Tiempo, Trinidad definía así a la guerrilla: “Las FARC no son una horda, un hombre, ni un cacique. Las FARC son una organización con una estructura orgánica y una jerarquía con planes políticos y militares”. Unas declaraciones, sin duda cargadas de verdad y mentira. Las FARC, que surgieron bajo el ideal marxista-leninista de lucha revolucionaria social y en defensa frente a la violencia política, son hoy la guerrilla más antigua, la más desnaturalizada ideológicamente, quizás la más bandolera, pero también, una de las más poderosas del mundo”.

Parte de su  poderío se encuentra en su organización y disciplina. Las FARC están comandadas por un secretariado de 7 miembros, encabezado por el legendario Manuel Marulanda (Pedro Antonio Marín), fundador de la guerrilla.  Actualmente, están formados en más de 70 frentes armados, siempre supeditados a la estrategia global marcada por el Secretariado, y que tienden a desdoblarse.  Están presentes en 24 de los 32 departamentos de Colombia. En algunos lugares, especialmente en el sur y el oriente del país –Putumayo, Cauca, Nariño, Huila y Valle del Cauca- las FARC son especialmente poderosas, controlando las estructuras organizativas, productivas, sindicales y gubernamentales. Su presencia también es muy importante –como ha quedado demostrado con la “crisis andina”-  en las regiones fronterizas de Ecuador, Peru y Venezuela, donde encuentran refugio en las frondosas selvas amazónicas.

Frente a otros grupos surgidos en los años 60, como el ELN, de tendencia guevarista e inspirados en la experiencia de la Revolución cubana, las FARC se apartan de ese modelo circunscribiéndose al clásico marxismo-leninismo que aún hoy afirman, inútilmente, defender. No en vano, surgiero en el 65 como el brazo armado del Partido Comunista Colombiano, aunque pronto se desmarcarían de él.  El desarrollo del conflicto y el crecimiento militar, su progresiva autonomía ideológica y económica hizo que las FARC se convirtieran en un ente autónomo. En el año 84, el alto el fuego decretado durante las negociacio es con el gobierno de Belisario Betancurt supuso un intento por impulsar a la rama política y la guerrilla creó el partido Unión Patriotica, que llegó a cuestionar la táctica militar de la cúpula. Pero esta opción estratégica de dar fuerza a la vía política se evaporó con el fracaso de las negociaciones.

Con su separación del Partido Comunista de Colombia, y especialmente, tras la masacre y persecución de muchos miembros de Unión Patriótica, las FARC optaron por otra estrategia: la política quedaba supeditada a la lucha armada. Quizá su autonomía financiera, y su “soledad” ha hecho que la guerrilla sacrificara sus metas políticas con el fin de conservar su poder militar. Sus cuarenta años de historia les han conferido una especie de “atemporalidad” y ha convertido la lucha militar en un fin en si mismo. Esa lucha armada como fin le ha permitido sobrevivir al derrumbe de la ideología socialista  y se ha mostrado com la única manera de mantener unida a una organización que no contempla una estructura de gobierno. La rama militar sigue siendo la más poderosa, y las estrategias más políticas, a día de hoy, han quedado supeditadas a ella.

La estructura militar de las FARC es una inmensa maquinaria perfectamente engrasado y buena parte de su supervivencia depende de ello. La guerra de propaganda entre la guerrilla y los sucesivos gobiernos hace muy difícil estimar su número real de efectivos. Las cifras más realistas estiman sus combatientes en una cifra que oscila entre 15.000 y 20.000 hombres.  En la década de los 60, las FARC tenían un carácter rural y limitado y hasta su formación oficial, en la conferencia de junio del 64, los operativos no eran fijos. Su evolución a lo largo de los años los ha ido incrementando; en la década de los 90 contaban ya con un número estimado de entre 1.000 y 3.000 hombres. Fue un momento importante. En mayo del 82, durante la 7ª Conferencia de los líderes, aparecieron nuevas estrategias que combinaban  todas las formas de lucha política y militar, lo que incluye el terrorismo, la extorsión y el secuestro. A partir de ése momento las FARC se denominarán FARC-EP (Ejército del Pueblo) y apareció la política del “desdoblamiento de frentes”. Actualmente las FARC cuentan con más de 70 frentes militares, incluyendo los desplegados en las fronteras de Ecuador y Venezuela.

Con la llegada al poder de Uribe, y la puesta en marcha del “Plan Patriota” – poco más o menos que una guerra abierta contra la guerrilla- las FARC dejaron clara su postura: la cúpula directiva decidió volver a la “guerra de guerrillas”, el ataque y el repliegue a la selva. En los años de gobierno de Uribe, las FARC han centrado su estrategia en objetivos móviles del ejército como las patrullas, aunque también han demostrado su capacidad para desarrollar un ataque más amplio y sostenido, y ataques como los emprendidos desde Uraba hasta Nariño en el 2005 demuestran que aún tienen iniciativas tácticas.  
 
Aunque en su origen, y por motivos ideológicos, las FARC se negaron a utilizar la financiación del narcotráfico, la guerrilla entró en el juego y hoy se ha convertido en el paradigma de una “narcoguerrilla”. Estudios del Gobierno estiman que las FARC obtienen del narcotráfico más de 1.000 millones de dólares, el 78% de su presupuesto. Otros estudios menos sesgados sostienen que su mayor financiación la obtienen de la extorsión, el secuestro y el robo de ganado, pero que el narcotráfico aparece como segunda fuente de financiación.
 
Los elementos políticos y sociales que le llevaron a las armas han desaparecido en su mayoría, pero la guerrilla ha seguido combatiendo a 17 gobiernos intentando evitar el debilitamiento militar.  Históricamente, ésta férrea disciplina ha impedido, hasta ahora, las luchas por el poder y las “vendettas” internas, tal y como ha sucedido en otros grupos como los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia. Pero la presión política, diplomática y militar de ahora, así como la asfixia táctica, les puede llevar a perder los nervios. Un ejemplo de ello ha sido el asesinato de uno de los siete miembros del Secretariado, Iván Ríos, líder de la nueva guardia, a  manos de su propio jefe de seguridad.

A corto y medio plazo, el conflicto con las FARC parece un callejón sin salida. Su fortaleza militar hace casi imposible y ciertamente insensato pensar en una derrota militar absoluta, y el ejército colombiano, pese a los adelantos tecnológicos y el apoyo contra-insurgente prestado por Estados Unidos e Israel, no parece capacitado para derrotar definitivamente a la guerrilla. Sin embargo, las FARC no parece por la labor de comportarse como una fuerza política y, hoy por hoy, la opción de que se recicle en una fuerza política democrática, tal y como quiere Chávez, parece absurdo y cuenta a sus espaldas hay numerosos delitos insalvables.

Más de 31  países del mundo califican a las FARC como un grupo terrorista y están incluidos en las listas de Europa y Estados Unidos. Los países fronterizos, como Ecuador Brasil o Perú se mantienen al margen, argumentando  que forma parte de un conflicto interno. Con la llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela, la guerrilla ha encontrado un valuarte importante en su intento por lograr un reconocimiento, al menos, como “Grupo Insurgente”,  lo que le conferiría cierto status de cara al Derecho Internacional. El actual gobierno colombiano niega ésa posibilidad y los califica como grupo terrorista, aunque usa indistintamente el término “grupo terrorista” o el de “guerrilla” para referirse a ellos. Atendiendo a las definiciones académicas, las FARC se encuadran más en la de guerrilla que en la de grupo terrorista, aunque han demostrado en numerosas ocasiones que no se les caen los anillos al utilizar la táctica terrorista como forma de lucha indiscriminada. Ése es un debate espinoso, pero quizá habría que enfocarlo de una manera más aséptica, descargando a la definición de “guerrilla” de todo ese halo romántico que habitualmente la invade. Las FARC parecen una guerrilla de manual, pero sus actuaciones –secuestro, narcotráfico, atentados, ataques indiscriminados, extorsión, violaciones de derechos humanos- demuestran que su romanticismo guerrillero se murió casi en el momento de su fundación. 

4 Comentarios a “(II) El conflicto de Colombia. Las FARC”

  1. criticon Says:
    Marzo 24th, 2008 at 1:35 pm

Espero leer los siguientes artículos sobre Colombia muy pronto…

Gran blog!

  1. javier sáenz Says:
    Marzo 28th, 2008 at 1:18 pm

Querido Gonzalo: Es la primera vez que leo en algún lugar serio que los 3.000 (¡Tres Mil!) miembros de la Unión Patriótica, comenzando por sus primeros líderes, Antequera y Pardo Leal, han sido exterminados por las propias FARC. ¡Qué barbaridad! Hasta los más conspícuos columnistas del ‘establecimiento’, como llaman en Colombia, empezando por el propio diario El Tiempo saben y así lo escriben, que el exterminio de la Unión Patriótica es obra de paramilitares, militares y narcotraficantes. ¿De dónde has sacado semejante burrada?

  1. Gonzalo Caretti Oria Says:
    Marzo 28th, 2008 at 5:08 pm

RECTIFICACIÓN DE ERRORES:

En primer lugar, gracias por la corrección a Javier Sáenz. Sin duda el error, aunque humano, es una barbaridad, y pido disculpas a los lectores por ello. Las fuentes eran fiables, (BBC e International Crisis Group) pero la forma de contarlo, en ambas, ambigua y confusa, y me llevaron a cometer una equivocación de interpretación que sin duda no es de bulto. Las persecuciones y masacres de Unión Patriotica NO FUERON REALIZADAS A MANOS DE LAS FARC, SINO DE PARAMILITARES Y CARTELES DE NARCOTRAFICANTES. En un intento por rectificar, aunque tarde, el artículo está cambiado. Vuelvo a pedir mis más sinceras disculpas y agradezco a Javier la corrección. No volverá a ocurrir.

GONZALO CARETTI

  1. Gonzalo Caretti Oria Says:
    Marzo 31st, 2008 at 12:06 pm

La equivocación cometida por mí, completamente involuntaria, en el artículo me ha permitido reflexionar sobre una cuestión que creo importante, aunque no sea un tema específico de información internacional, y que quiero compartir con los lectores. Javier Sáenz, extraordinario periodista de sobrada trayectoria y obligada referencia, nos ha regalado a todos, a mí el primero, una importante lección de periodismo: El incalculable valor de la experiencia y el llamado “back ground”, básico y fundamental, y que ayuda a mejorar la calidad de la información y la reflexión sobre los temas. Todo periodista, o todo aquél que aspire a serlo, debe trabajar por mejorar, día a día, esas dos características. La tecnología, la celeridad y la inmediatez descontrolada parecen estar ganando terreno a esas cualidades en muchos medios de hoy en día, y eso no puede y no debe ocurrir. La importancia del mayor conocimiento posible sobre los temas de los que se habla es básico y fundamental, y aunque nunca se logrará conocer mucho de todo, si se debe trabajar diariamente para acercarse lo más posible a ello. Incluso entonces, en ese camino, a veces se cometen errores involuntarios por cuestiones tan absurdas –ése fue mi caso- como una mala interpretación de las informaciones de las fuentes, veraces aunque, en ocasiones, confunsas. Importa menos si ésos errores son puntuales, si se corrigen y se aprende de ellos. Con esa filosofía nació este blog -“periodismo hecho por periodistas”, reza el subtítulo- y en ello trabajamos de manera gratuita por intentar ganar terreno a la nueva tendencia, de la mejor manera que sabemos. Esa lucha es global, pero también individual y, en lo que a mí respecta, seguiré trabajando en ello. Gracias de nuevo Javier, por una corrección IMPRESCINDIBLE que también nos ha regalado, para todo aquél que tenga humildad suficiente para apreciarlo, más de una importante lección enriquecedora en más de un tema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: