“Es muy difícil invocar cualquier principio jurídico abstracto para pedir a un pueblo que siga viviendo bajo la misma soberanía que justificó su exterminio”

Entrevista a Rafael Díaz Arias realizada por Iván Sevilla García-Hierro

Doctor en Derecho, escritor, profesor en la Universidad Complutense… y, cómo no, periodista: más de treinta años de redactor en TVE le avalan. La mitad de ellos ha sido Jefe Adjunto de Información Internacional de los Servicios Informativos. En su currículum podemos encontrar cosas como: Corresponsal interino en Londres, Enviado Especial a Irlanda, Europa del Este, Grecia, los Balcanes… y documentales sobre la ampliación de la UE o la caída de Milosevic. Nosotros le hemos preguntado acerca de las consecuencias, cuando se cumplen casi tres meses, de la declaración unilateral de independencia de la República Democrática de Kosovo.

Pregunta: El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, ha afirmado que la separación kosovar viola el derecho internacional. ¿Es sostenible esta idea? ¿Por qué?

Respuesta: Un principio general del derecho internacional es que las fronteras no pueden ser cambiadas unilateralmente. Además, en este caso, el estatus de Kosovo estaba regulado por una resolución de Naciones Unidas, que puso fin a la campaña de bombardeos de la OTAN, y que reconocía su carácter de provincia. Además, el principio de integridad de las fronteras internas de la antigua Yugoslavia se impuso en el caso de Bosnia. Pero con todo, hay un factor diferencial en el caso de Kosovo, y es el genocidio desatado por el régimen de Milosevic. Es muy difícil invocar cualquier principio jurídico abstracto para pedir a un pueblo que siga viviendo bajo la misma soberanía que justificó su exterminio. Además, las autoridades internacionales que han gestionado el territorio en los últimos nueve años no han hecho nada, o muy poco, para restaurar esos lazos rotos. De todo ello, resulta que mantener la soberanía serbia no era más que una ficción jurídica.

P: Tras la declaración de independencia, el ministro albano-kosovar Hashim Thaci declaró: “Nuestra independencia es el final de la descomposición del antigua Yugoslavia”. ¿Es realmente el final? ¿No podrían los serbios de Bosnia, o los croatas, redefinir las fronteras?

R: Siempre decimos: “Todo empezó en Kosovo, todo termina en Kosovo”… Han terminado los capítulos principales de la descomposición de Yugoslavia, pero todavía pueden quedar algunos epílogos. Por mucho que Eurolex asegure estar dispuesta a restaurar la integridad territorial de Kosovo, va a ser prácticamente imposible la reintegración al norte del río Ivar, integrada de facto en Serbia. Si el Partido Radical gana las elecciones legislativas de Serbia el 11 de mayo, se darán más pasos en esa separación y aumentarán las provocaciones y actos de violencia. Además, no es descartable que, con los radicales en el poder en Belgrado, la República Srpska hiciera una declaración unilateral de independencia y de unión a Serbia, invocando, precisamente, esa modificación unilateral de fronteras. Sería la ruptura de los acuerdos de Dayton y tendría unas consecuencias gravísimas, porque significaría no sólo romper la confederación que es Bosnia-Herzegovina, sino hacer inviable la federación croata-musulmana: la Herzegovina sería absorbida por Croacia y Bosnia quedaría reducida al cantón de Sarajevo y unos pocos territorios en Bosnia central. Es el escenario más pesimista. Pesimista, pero lo más probable es que los radicales ganen las elecciones, que se detenga la ya escasa colaboración en la persecución de los criminales de guerra, que la Unión Europea retire la oferta de un acuerdo de Estabilización y Asociación, que Serbia siga encerrada en sí misma y que se consolide la secesión de facto de Kosovo del territorio al norte de río Ivar.

P: Siguiendo esta idea, países como Rusia o España no han reconocido la independencia de Kosovo. Pero es sabido que gran parte de los ingresos del futuro estado soberano de Kosovo vendrán de Rusia. Por ejemplo, muchos magnates kosovares tienen lazos económicos con Rusia. No en vano, Behgjet Pacolli, líder de Alianza para un Nuevo Kosovo, quedó tercero en las últimas elecciones kosovares: Pacolli amasó buena parte de su fortuna en Rusia. ¿Cambiarán a medio-largo plazo las relaciones entre rusos y kosovares?

R: Rusia mantendrá siempre unas relaciones privilegiadas con Serbia, y más si ganan los nacionalistas radicales. Con Kosovo creo que las relaciones comerciales lo son más a nivel de mafias de empresas o gobiernos. Lo único que puede ofrecer Kosovo es carbón y Rusia es un exportador nato de materias energéticas, así que no parece que unas relaciones económicas normales tengan muchas posibilidades de prosperar. Pero eso no quitará para que empresarios rusos hagan negocios más o menos legales. La economía de Kosovo la mueven las mafias albanesas y entre mafias siempre puede haber posibilidad de negocios.

P: Hay quien ha comparado Kosovo con el País Vasco o Chechenia. Otro ejemplo sería el conflicto de Georgia con las regiones de Abjazia y Osetia del Sur. ¿El desenlace kosovar podría influir en la solución de otros conflictos?

R: Cada uno de estos conflictos es distinto y la resolución o no del de Kosovo creo que no tendrá influencia directa, pero sí puede tenerla indirecta en los territorios del antiguo espacio soviético, porque Rusia puede sentirse tentada de invocar el precedente de Kosovo para imponer unas u otras soluciones, dependiendo del conflicto. Es indiferente que los agentes internos de estos conflictos pretendan hacer valer el ejemplo de Kosovo, porque ni los estados matrices ni los estados secesionistas tienen poder para imponerlo, pero Moscú sí tiene el poder para desequilibrar alguno de esos frágiles equilibrios.

P: Lo que sí que parece claro es el malestar que el reconocimiento de la independencia por parte de países influyentes en determinados organismos internacionales ha causado en algunos estados, lo que podría hacer que se viera con malos ojos a dichos organismos. Un ejemplo es la misma Georgia: el 5 de enero de 2008 fue aprobada en referéndum popular la entrada en la OTAN. ¿Podrían cambiar de opinión?

R: No. Por mucho que a Georgia le moleste la solución dada al caso de Kosovo, el ingreso en la OTAN es un objetivo estratégico del actual gobierno que cree que es el mejor freno para Rusia. Pero es una operación de alto riesgo, porque se trata de una de esas líneas rojas que Moscú asegura que no dejará cruzar (¡hay tantas líneas rojas que Moscú ha permitido que Estados Unidos y sus aliados crucen!) y que, por tanto, aumenta la hostilidad hacia Georgia. Los aliados europeos tampoco lo ven claro y en la cumbre de la OTAN Bush logró que se aprobara un programa para la adaptación de Ucrania y Georgia, pero como una solución de compromiso. Veremos cómo es la política en este sentido del próximo ocupante de la Casa Blanca, pero salvo que retuerza mucho el brazo a sus socios europeos, estos difícilmente aprobarán el ingreso de Georgia en la OTAN.

P: En la reciente cumbre de Bucarest, la OTAN ha hecho suyo el estratégico escudo antimisiles de EE. UU. Los americanos siempre han visto con buenos ojos la incorporación de ex-repúblicas soviéticas a la OTAN así como de antiguos satélites rusos. No en vano, los dos últimos fichajes son Croacia y Albania. ¿Terminará Kosovo entrando en la OTAN? Y, de momento, ¿el apoyo americano a la independencia de Kosovo es una manera de garantizarse más suelo balcánico para su escudo?

R: De momento, Kosovo se ha convertido en la mayor base norteamericana en Europa. Por la naturaleza de ese escudo balístico (todavía no más que un proyecto) no necesita de esos territorios balcánicos. Bajo el plan Attishari, Kosovo tiene una soberanía tutelada. Ni jurídicamente, ni por condiciones materiales, económicas o militares se encuentra en condiciones de ingresar en la OTAN, ni a corto ni a medio plazo, ni está muy claro qué aportaría a la organización.

P: Siguiendo con el argumento: ¿Sería la manera de EE. UU. de demostrarle a Rusia que su poder ideológico se está diluyendo cada vez más? ¿Y también la forma de demostrarle al mundo quién manda?

R: Kosovo, en particular, y los Balcanes en general son un escenario muy secundario de la rivalidad entre Rusia y Estados Unidos. Para Rusia, su presencia en la zona es más una cuestión de prestigio y de consumo nacionalista interno que un objetivo estratégico decisivo.

P: Kostunica, otrora pro-europeo, ahora ha paralizado la entrada de Serbia en la UE debido al apoyo de países influyentes (Alemania, Francia, Reino Unido) a la independencia de Kosovo. ¿Este frenazo es sólo de cara a la galería? ¿Entrará Serbia en la UE? ¿Y Kosovo?

R: Como he dicho anteriormente, todo apunta a un ciclo de dos a cuatro años dominado por los radicales nacionalistas, coaligados seguramente con Kostunica. Será un periodo de ruptura de negociaciones con la Unión Europea y de tensiones entre una población muy polarizada. Los radicales intentarán aplicar políticas populistas. Si Moscú las financia, por ejemplo, por la venta subvencionada de materias energéticas, a lo mejor tienen éxito. Lo normal es que al cabo de dos años las tensiones sean tan grandes que protestas o elecciones anticipadas lleven a los europeístas al poder y entonces se intente ganar el tiempo perdido. Pero el horizonte del ingreso de Serbia en la UE resulta muy incierto.

http://periodismoglobal.wordpress.com/

Un comentario a ““Es muy difícil invocar cualquier principio jurídico abstracto para pedir a un pueblo que siga viviendo bajo la misma soberanía que justificó su exterminio””

  1. Pacopé Says:
    Noviembre 18th, 2008 at 2:50 pm

Muy bueno el título.

Aunque yo habría titulado: “Pero es una operación de alto riesgo, porque se trata de una de esas líneas rojas que Moscú asegura que no dejará cruzar (¡hay tantas líneas rojas que Moscú ha permitido que Estados Unidos y sus aliados crucen!) y que, por tanto, aumenta la hostilidad hacia Georgia. Los aliados europeos tampoco lo ven claro y en la cumbre de la OTAN Bush logró que se aprobara un programa para la adaptación de Ucrania y Georgia, pero como una solución de compromiso.”

Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: