La batalla de Argel

Ambientada en la ciudad de Argel, años 50 y 60, en plena guerra de la independencia argelina (1954-1962), La batalla de Argel no es nueva ni se encontrará en los cines, pero resulta un documento imprescindible desde muchos puntos de vista.

Título: La batalla de Argel. Año: 1965 (Italia, Argelia). Director: Gillo Pontecorvo. Intérpretes: Brahim Hadjadj, Jean Martín, Yaceef Saadi, Samia Kerbash

Ambientada en la ciudad de Argel, años 50 y 60, en plena guerra de la independencia argelina (1954-1962), La batalla de Argel no es nueva ni se encontrará en los cines, pero resulta un documento imprescindible desde muchos puntos de vista.

Cuentan que el Pentágono y la Casa Blanca estudian el caso argelino y su guerra de independencia con el fin de entender algo de lo que pasa o puede pasar en Iraq, y para ilustrar a las tropas norteamericanas en la forma en la que luchó el ejército francés. Así pues, la compleja lucha por la independencia de Argelia se muestra ahora de plena actualidad. Desde varios puntos de vista, esta película –la primera película oficial de una recién nacida Argelia-  tiene un valor incalculable: no sólo cuenta con un reparto inusual –uno de los actores, Yaceef Saadi, dirigente del Frente de Liberación Nacional argelino en la vida real, se representa así mismo– sino que, además, nos recuerda  numerosas cuestiones conceptuales olvidadas o difuminadas en conflictos actuales por mero interés.

No perderse detalle de la conversación de el General Mathieu (Interpretado de forma soberbia por Jean Martin y que representa a la polémica figura del General Massu) con los periodistas subiendo las escaleras, el estudio que hace la fuerza paracaidista de la organización del FLN, o la discusión del histórico líder argelino, Ben M’Hindi, con Alí La Pointe (Brahim Hadjadj) en las terrazas mientras se escondían de una redada: las dos caras de una moneda, el guerrillero-teórico y el simple terrorista. Son escenas de plena actualidad, reflejo quizás de otras partes del mundo como Iraq, Líbano o Israel-Palestina.

León de Oro en la Mostra de Venecia de 1966, por su valor documental, cinematográfico e histórico es, sin duda, una de las mejores películas sobre colonialismo y descolonización, terrorismo, guerrilla urbana, guerra revolucionaria y movimientos de liberación nacional. Fue prohibida en Francia, porque sacó a relucir las torturas utilizadas por el ejército francés durante esa dura batalla. Quizás más de uno pueda encontrar similitudes con algunas actuaciones de las fuerzas ocupantes en Iraq.

Comentario de Gonzalo Caretti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: