“El golpe de estado es una sombra omnipresente en la historia latinoamericana”

Entrevista realizada por Iván Sevilla

Aunque su especialidad es el periodismo económico, por su cargo conoce bien la actualidad internacional. Cristina Manzano, directora de la revista Foreign Policy Edición Española, responde para Análisis Internacional a cuestiones principales sobre una realidad que está cada vez más presente en los medios: América Latina.

Pregunta. En la última década podemos hablar de un fuerte cambio en América Latina: fortaleza económica, incluso en tiempos de crisis, consolidación de la clase media, mayor participación democrática ciudadana, auge del indigenismo constructivo, estabilidad política… Teniendo en cuenta estos factores, ¿cuál es la salud de la democracia en la región? 

Respuesta. Tendemos a hablar de América Latina como una sola entidad, pero se trata de múltiples y muy diferentes realidades. Hay países, como Chile, en los que la democracia se consolida día a día. Pero el auténtico desafío parece venir de aquellos lugares en los que gobernantes elegidos democráticamente utilizan los mecanismos de la propia democracia para alterarla. El caso más emblemático es, claro, el de Hugo Chávez.

P. En su libro “El continente olvidado”, el periodista y escritor Michael Reed afirma que los principales problemas de América Latina son la inseguridad, el crimen organizado y la falta de igualdad de oportunidades. ¿Es lo que alimenta el populismo de Chávez, Evo, Ortega…?

R. Yo diría que sobre todo esta última: la desigualdad, la inequidad y la falta de oportunidades para una parte importante de la población están en el origen de la violencia que alcanza sus manifestaciones más sofisticadas en las bandas de crimen organizado. Chávez puede presumir de haber llevado servicios sanitarios, por ejemplo, a donde antes no existían, pero no de haber disminuido la violencia o la inseguridad en las calles de Caracas. Al revés, está aumentando.

P. Sin embargo dicho populismo está sufriendo serios reveses, como la derrota en las recientes legislativas argentinas de los Kirchner. ¿Vamos a asistir a más casos como este?

R. Pues dependerá en gran medida de las alternativas que se presenten a los ciudadanos. Es cierto que, volviendo a Venezuela, Chávez ejerce cada día un mayor control sobre los medios de comunicación, lo que complica que el mensaje de la oposición llegue a la población. Pero también lo es que los partidos opositores no han logrado organizarse de una manera eficaz como para suponer un auténtico desafío al poder de su presidente. Otro ejemplo: es más que probable que Evo Morales volverá a ganar las elecciones presidenciales del próximo diciembre. No es sólo que su proyecto siga siendo apoyado por la mayor parte de la población rural, sino que la oposición parece incapaz de encontrar un consenso mínimo que sirva para presentar un frente común  al MAS.

P. ¿Por qué se acogen tan mal desde muchos países, entre ellos los europeos, los intentos de reformas legales que se acometen en Latinoamérica? Sobre todo por parte de presidentes populistas como Chávez para poder ser reelegidos en las urnas indefinidas veces: en España un mandatario puede presentarse a las elecciones tantas veces como quiera. ¿Por qué no fijamos las críticas en las similares causas de Uribe en Colombia?

R. No creo que se acojan mal los intentos de reformas legales, sino aquellos que utilizan las vías democráticas para alterar la propia esencia de la democracia. Muchos de los regímenes democráticos de América Latina son muy recientes o han sufrido numerosos vaivenes desde hace décadas. Cuando lo que se pretende es alterar las normas fundamentales para perpetuarse en el poder y ejercerlo de modo autoritario, hay que criticarlo y oponerse. Y no estoy de acuerdo con que Uribe esté siendo tratado de modo diferente en este sentido. Son muy pocos los que, desde Europa, ven con buenos ojos su intención de presentarse a un tercer mandato. Y no sólo desde Europa: el propio Obama le ha indicado que dos mandatos consecutivos, como en Estados Unidos, son suficientes.

P. Tampoco son bien vistas las denominadas “democracias callejeras”, como las movilizaciones que se produjeron en El Alto para apoyar la reforma constitucional de Evo Morales. ¿Por qué? Durante las recientes elecciones iraníes, el mundo expresó su apoyo a los manifestantes que defendían al candidato reformista Musavi.

R. Son fenómenos no comparables. Una cosa es que la población se movilice de modo pacífico para protestar ante un declarado fraude electoral y otra que se recurra a la movilización violenta como herramienta habitual para forzar el cambio o la toma de decisiones. La Asamblea constituyente boliviana tuvo que trasladarse temporalmente de Sucre, donde estaba reunida, a Oruro, ante las presiones callejeras. No parecen las mejores condiciones para el ejercicio democrático.

P. Parece que el nuevo Ejecutivo de EEUU ha cambiado su manera de tratar a sus vecinos del sur. ¿Cuál es el motivo? No será sólo el que tres países de la zona (México, Argentina y Brasil) estén en el G20…

R. Es un poco prematuro decir que la política de Estados Unidos ha cambiado. Lo que ha cambiado es el tono del discurso y los gestos, y eso ya es mucho; y es cierto que día a día se van viendo pasos en una nueva dirección. Durante la Administración Bush, América Latina apenas existió en la agenda. EE UU tenía, con la guerra contra el terror, otras prioridades más acuciantes. Pero yo diría que más que la presencia en el G20 de tres países latinoamericanos, lo que más está moviendo las relaciones americanas son los temas de seguridad. La tremenda actividad del crimen organizado en México centró la primera reunión de Obama con Felipe Calderón, por ejemplo, y el reciente acuerdo militar con Colombia va dirigido también a la lucha contra el narcotráfico. Por otro lado, la mano tendida hacia Cuba es otro ejemplo de ese cambio de tono.

P. Brasil lidera de facto Latinoamérica: Lula es respetado y el país es cada vez más estable. Venezuela es el adalid del ALBA y pretende captar cada vez más acólitos. Volviendo de nuevo al libro de Reed, ¿estamos asistiendo a un choque entre dos maneras de hacer política en América Latina: la “autocracia populista” y el “reformismo democrático”?

R. Existen esas dos maneras de hacer política, pero no son las únicas. La fragilidad de las instituciones democráticas en diversos países de la región favorece la conversión de algunos populismos en autocracias, pero no creo que pueda hablarse de “choque” como definición general del panorama político latinoamericano.

P. Centrémonos en Honduras. El mandatario costarricense Oscar Arias, mediador en el conflicto, ha afirmado recientemente que “puede haber una guerra civil”…

R. Después de unos días iniciales de gran tensión, parece que está triunfando la vía de la negociación, aunque la situación sigue completamente estancada.

P. ¿Pueden darse golpes de Estado similares al hondureño en otros países de Latinoamérica?

R. El golpe de estado es una sombra omnipresente en la historia latinoamericana. Sin embargo, en los últimos años, antes del golpe en Honduras, ningún mandatario ha llegado al poder por esa vía en la región. Algunos dirigentes tiran de la cuerda hasta tensarla al máximo, pero quiero creer que la tendencia a tirar de las armas para ganar el Estado ha pasado ya.

P. Aunque las leyes hondureñas permiten una reforma constitucional, la asamblea constituyente sólo puede ser convocada mediante un referendo nacional aprobado por el Congreso, y Zelaya pretendió saltarse ese último paso llamando al pueblo a las urnas por su cuenta y riesgo. ¿Puede un presidente democrático obrar así?

R. Evidentemente no, pero la respuesta nunca puede ser sacarle del palacio presidencial por la fuerza de las armas y decretar un nuevo gobierno.

• NOTA. Para completar sus respuestas, Cristina Manzano nos propone dos artículos:

http://www.fp-es.org/cesarismo-amenazado

http://www.fp-es.org/la-ue-un-mediador-ideal-en-honduras

Anuncios
Comments
One Response to ““El golpe de estado es una sombra omnipresente en la historia latinoamericana””
  1. clara dice:

    Llegué de casualidad aquí y me interesó leer qué dicen en España sobre la realidad americana y me sorprende encontrarme con este discurso profundamente sesgado de los gobiernos populares en america latina, decir que la democracia se afianza en chile y que los medios de comunicación en venezuela no gozan de libertad es ya señalar el marco dentro del cual estas opiniones cobran significado. La historia de chile es compleja, su éxito económico y su adhesión al liberalismo trajo exito a las clases altas y condiciones más precarias para las clases necesitadas, tanto la educación como la salud son dos ámbitos de sumo desemaparo y sin educación dificil que una democracia se afiance. Ahora si esta periodista cree que una democracia se afianza por el éxito del liberalismo económico, entonces es entendible sus demás opiniones. En venezuela como en argentina, los medios de comunicación se han vuelto un actor muy importante en la batalla contra las polítiocas que llevan adelante los gobiernos, han dejado de presentar la inofrmación para construirla, para generar un clima enrarecido, los pocos espacios informativos alternativos son tildados de oficialistas, señal de la grosera manipulación que se hace de la información. Otro dato, los medios estatales de información fueron vaciados durante el liberalismo descarnado de Menem, liberalismo elogiado por otro lado por EEUU.
    la mirada de esta periodista es expuesta como aseptica de todo interés y toma de posición, pero no hace falta más que avanzar un poco en la lectura de sus respuestas para ver que tal posición neutral no existe y que su ocultamiento ya es señal del lugar desde el que habla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: