Barack Obama: los sueños de mi padre. Una historia de raza y herencia

“Mi identidad podía empezar con la circunstancia de mi raza, pero no podía acabar ahí”. 

Título: Barack Obama: los sueños de mi padre. Una historia de raza y herencia.

Autor: Barack Obama.

Editorial: Almed.

Publicado en: 1995.

Páginas: 405

“Mi identidad podía empezar con la circunstancia de mi raza, pero no podía acabar ahí”.  Las reflexiones que impregnan el primer libro de Barack Obama, escrito cuando alcanzar la presidencia de los Estados Unidos no era ni siquiera un sueño en proceso de convertirse en realidad, constituyen una certera fuente a la que acudir para conocer la perspectiva humana, y no política, de una de las personalidades más arrolladoras de la historia norteamericana reciente.
 
La muerte de su padre, a quien apenas conoció, es el punto de partida del viaje espiritual que llevará a Obama a recorrer diferentes momentos de su vida: su infancia junto a sus abuelos maternos en Hawai, su estancia en una paupérrima Indonesia con su madre y su padrastro, sus miedos adolescentes a no superar el simplismo al que le abocaban los prejuicios racistas imperantes en la sociedad estadounidense. Y en su mente siempre la figura del padre, un ser casi desconocido con el que tenía una deuda pendiente: viajar a Kenia para conocer su historia y la de su familia, la otra parte de sí mismo que quizás pudiese ayudarle a encontrar la paz interior que tanto necesitaba.

Hijo de un negro de Kenia y de una blanca estadounidense, Obama experimentó una suerte de desarraigo cultural y espiritual que le marcaría de por vida. Así, apunta en el libro que sentía “el miedo continuo y paralizante de no pertenecer a ningún sitio y que me hacía creer que, salvo que lo esquivara o fingiera ser alguien que no era, seguiría siendo siempre un intruso sometido en todo momento al juicio del resto del mundo, de los blancos y de los negros”.

Las vidas de ambiciones frustradas y abandonadas de ancianos negros con el odio a flor de piel, los recelos y la rabia de jóvenes sin aspiraciones y la lucha de Obama por no pertenecer a ninguna de esas categorías, por creer que su vida debería ir mucho más allá de las diferencias raciales. Su fe en el esfuerzo y en el individuo y todos los ideales que intentará llevar a cabo durante su labor como organizador comunitario en los suburbios de Chicago nos muestran los cimientos sobre los que el autor edificó sus principios morales,  que más tarde le encumbrarían hacia la cúspide de la escena política internacional.

Sin embargo, el valor de este libro autobiográfico no radica tanto en el conocimiento de la figura de Obama, sino en la descripción de los anhelos, los sueños y las frustraciones de la sociedad estadounidense. Obama retrata a sus conciudadanos desde la humildad de quien se sabe uno más en medio de un vasto páramo carente de certezas. El autor traza un paisaje de la realidad más ruda con ternura y evoca en cada página la tragedia de tantos que luchan por pertenecer a algún lugar. 

Reseña de Sandra Suárez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: