“Pase lo que pase, que se respete: si no es muy probable que volvamos a tener guerra”

En breve tendremos un nuevo país en el panorama internacional. Será en África, resultado de la escisión de Sudán sur y Sudán norte. La segunda semana de enero es la de las elecciones que consumarán este hecho. O no. Esta es la primera de una serie de tres entrevistas realizadas a tres de los principales expertos en la materia.

Entrevista realizada por Iván Sevilla.

Jesús Díez Alcalde es comandante de Artillería del Ejército de Tierra, diplomado de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y Licenciado en Ciencias de la información (especialista en Comunicación y Defensa). Es profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid y de la Menéndez Pelayo de Cuenca. Es también el coautor de Los conflictos de Sudán.

Pregunta) A finales de abril el Consejo de Seguridad de la ONU decidió ampliar por un año la misión UNMIS. Como militar, ¿ha funcionado esta misión? ¿Y la UNAMID? ¿Operaciones como la MINURCAT son igualmente efectivas?

Respuesta) Las misiones están funcionando bien. Aunque hay problemas, no tiene nada que ver Sudán en 2004 con Sudán en 2010. Y lo que ha mediado entre ambas fechas es mucho. UNMIS ha tenido encargos tan complicados como los censos, la desmilitarización de los guerrilleros, el respeto en las zonas fronterizas… y tremendos retos por delante.  UNMIS esta funcionando. Un ejemplo es que las elecciones de 2010 se han hecho, con todas las limitaciones y peros, pero se han hecho. Reconocido por todos los observadores internacionales: las elecciones, a pesar de todo (los miles de muertos del año pasado, por ejemplo) se han llevado a cabo con relativa paz. Por avanzar, mucho: no se consiguen después de 50 años de conflicto acabar con todos los motivos de conflictividad. No es un rotundo éxito, pero tampoco un fracaso.

¿Hasta donde llega el mandato de ONU? Es un problema con el que a veces nos topamos. Si los mandatos de la ONU fueran más fuertes… Las misiones ONU deberían de ir precedidas por cláusulas que les permitieran defender la seguridad de los ciudadanos, sus derechos: ha de estar explícitamente recogido en el mandato. La responsabilidad de la seguridad de los sudaneses es del Gobierno de Sudán, nunca la ha dejado en manos de la ONU. Las misiones ONU están sujetas a defensa propia o a defensa frente a un claro ataque a ciudadanos sudaneses, por lo que no es fácil. Además, los contingentes son mayoritariamente africanos, por lo que no tienen la misma capacidad que los Gobiernos occidentales: tanto OTAN como la UE participaron con dinero, logística… El Acuerdo General de Paz de 2005 era impensable: era algo que se debería haber hecho 50 años atrás.

Respecto de UNAMID, pasa algo parecido. Bashir se negó a aceptar tropas exclusivamente ONU en Darfur, pero acepta la misión híbrida con la Unión Africana. Pero también pone problemas con los países que pueden entrar: veta a muchos occidentales, entra China… Bashir siempre ha negad la mayor: el genocidio en Darfur. Pero aun así, todo indica que la situación en Darfur es mejor que en el sur. Se están consiguiendo niveles de seguridad aceptables para sus ciudadanos y desde el ámbito político se están promoviendo acuerdos de paz. El gran problema era y es la disgregación de los grupos insurgentes, que quieren su cuota de poder. Se ha avanzado. Pero hay que armarse de paciencia y las cifras siguen siendo terribles. Además, Bashir no cumple algunas cláusulas: bombardeos aéreos, ataques nocturnos… Los países necesitan mayor fuerza de los mandatos de ONU. Las misiones ONU en Sudán, pese a que están reconocidas dentro del capitulo VII, se ven sometidas a todas las limitaciones de Bashir. Pero también hay que ver que una misión híbrida es de por sí un hito. Yo tampoco diría que ha fracasado.

MINURCAT busca dar seguridad a los miles de refugiados sudaneses en Republica Centroafricana y Chad, así como a los propios desplazados de Chad. Empezó siendo una misión muy pequeña y eminentemente policial a través de EUFOR. Es muy difícil aun hablar del retorno de los refugiados. La situación es complicadísima. Pero, por ejemplo, el presidente de Chad quiere que salgan del país: pero no hay aun suficientes parámetros de seguridad. El trabajo no esta finalizado y la ONU es probable que amplíe el mandato por un año .

P) Como periodista: ¿a qué cree que se debe que los conflictos africanos no tengan tanta repercusión en Occidente como los ocurridos en cualquier otra parte del mundo?

R) A desconocimiento. N he tenido la posibilidad de hablar con casi nadie que muestre un mínimo de interés por los conflictos africanos. Además, no tenemos información sobre el tema. Una de las consecuencias de la caída del muro de Berlín fue ver la cantidad de conflictos abiertos que había en el mundo. Y el desconocimiento de los mismos. Tras dos décadas de desconocimiento, esto no se soluciona en dos días. Pero está empezando a calar en la comunidad internacional la idea de que la seguridad en países como Sudán, Afganistán o Pakistán afecta a nuestra seguridad. Cada vez hay más gente que se pregunta por estos conflictos, que tienen mas cabida en los medios de comunicación: la globalización y las nuevas tecnologías permiten que la gente acceda más fácilmente a la información. Pero se necesita muchísimo mas espacio en los medios. No es fácil informar sobre un país como Sudán. Es fácil hacer juicios breves: drama humanitario en Darfur, conflicto religiosos norte-sur… Pero se necesita mayor conocimiento, profundo conocimiento, de los temas por los periodistas. Necesitamos que cada vez haya más especialista. Y la Facultad de Periodismo adolece de falta de especialización. Y necesitamos mayor labor pedagógica sobre estos conflictos: los periodistas son los únicos que lo pueden hacer. El periodista es el interlocutor entre los dueños de las empresas informativas y la noticia, no el ciudadano de a pie. Y muchos de los avances en Sudán se deben a que alguien lo está contando.

P) Y… ¿por qué desde Occidente se tratan los conflictos africanos como étnicos, raciales o tribales, cuando hay otras razones más profundas y complicadas? Lucha por los recursos, medioambiente, gobiernos corruptos…

R) Hay que hacer diferencias entre ámbitos: político, periodístico, académico… Hay un gran desconocimiento. Pero también intereses. Hay una tendencia a minimizar las razones de los conflictos. ¿Es más importante el factor tribal, el político, el económico, recursos…?

P) ¿Qué intereses? Para concretar: ¿le interesa a las potencias desarrolladas la desestabilización de África para extraer más fácilmente los recursos (China, Estados Unidos…)?

R) Radicalmente no. A la comunidad internacional no le interesa la desestabilización de ningún país a costa de nada. Si se cometieron errores en el pasado, como pensar que la desestabilización de un país era buena para conseguir recursos, ahora no. Nos interesa más la estabilidad: un país fuerte es necesario. La comunidad internacional necesita que los países se puedan tutear y para ello se necesitan países que se puedan gobernar a sí mismos. Se esta luchando por ello: la ONU ha manifestado que el principal peligro son los Estados fallidos. Aunque la ONU necesita una buena reforma para que todos los países sean iguales. Pero sí hay que decir que hay países a los que no les importa con quién negocian: no hay más que ver que China apoya a Sudán y no participa de los embargos que la UE y EE. UU. han dictado contra él. Hay intereses ligados al petróleo, a la agricultura, a las infraestructuras… Pero a ningún país occidental le interesa la desestabilización.

P) ¿Puede haber alguna razón para que occidente acepte la propaganda del Gobierno sudanés en este sentido? La guerra entre el norte y el sur, por ejemplo, se ha vendido desde Sudán como una guerra entre cristianos y musulmanes y, creo, nada más lejos de la realidad…Un ejemplo más claro es la propaganda que desde Jartum se ha hecho para vender la guerra en Darfur: “conflicto étnico”.

R) Es un conflicto fundamentalmente por un pésimo reparto de la riqueza, fundamentalmente el petróleo, y una pésima representación política. Regiones como Darfur o el sur sufren ambas cosas. Aunque también hay otras razones, como las étnicas, que no se pueden negar. Pero desde el 2000 la situación está cambiando: entonces Bashir obtuvo un 99% de los votos y hoy ha ganado con el 68%. ¿A Sudán le interesa que se interprete como un conflicto tribal? Por lo menos es lo que está diciendo. Hay que reconocer que era impensable conseguir lo que se ha conseguido. Bashir ha dicho que va respetar lo que ocurra en 2011. Y la comunidad internacional tiene el deber de vigilar. Y aunque todos los observadores internacionales (Centro Carter, ONU…) han afirmado que ha habido muchas irregularidades, también han dicho que ha habido cierta paz. La sociedad occidental es muy cortoplacista, pero yo he seguido detenidamente las elecciones y creo que se ha conseguido mucho. Y hay que seguir avanzando y apoyando el proceso de paz, impensable hace cinco años.

P) Hay quien piensa que la Corte Penal Internacional lanza ofensivas contra líderes “fáciles” (africanos, antigua Yugoslavia…) pero no contra, por ejemplo, lideres occidentales…

R) La CPI dirime de muy diversas formas quien debe ser juzgado. Y es soberana. También es cierto que los africanos piensan lo que has dicho, que hay una persecución: los cuatro casos que hay abiertos ahora son contra africanos. Y no hay que olvidar que en este caso es el Consejo de Seguridad de la ONU quien empieza el proceso. La Corte dictaminó que no había genocidio y Moreno Ocampo pidió que se volviera a investigar. Y yo, sin ser experto, interpreto que la CPI está para lo que está y juzga lo que tiene que juzgar. Dentro de la Unión Africana (UA) hay 30 países firmantes del Estatuto de Roma, por lo que África no está en contra de la CPI. Cuando Bashir dijo que la Unión Africana le apoyaba fue una interpretación suya: no hubo ningún escrito al respecto por parte de la UA. La UA se esta moviendo por parámetro distintos: esta animando a la CPI a postergar la investigación porque cree que no es el momento para hacerlo. Y además insta a que se cree un tribunal africano ad hoc para que se juzgue a Bashir. Por tanto la UA no esta vetando a la CPI, por mucho que Bashir diga que está firmemente con él: está diciendo sólo que estamos en medio de un proceso de paz importantísimo que hay que dejar concluir. Está presentando alternativas. Pero estoy convencido de que la CPI juzgará a Bashir, y con él en el banquillo. Y me atrevería a decir que él lo sabe. Todos los analistas coinciden en que está atado de pies y manos: se ha movido por África por aquellos países que no son firmantes del Estatuto de Roma

P) En la cumbre de Doha de la Liga Árabe de marzo de 2009 Bashir fue apoyado frente a la Corte Penal Internacional. Lo mismo ha ocurrido recientemente con la conferencia Islámica. En general, los árabes defienden a Bashir…

R) Sí lo defienden. Le están apoyando. La UA y la Conferencia Islámica han dicho que no quieren que se le juzgue. Pero con matices. La UA no ha negado nunca las bondades de la CPI. Han dado alternativas: vamos a esperar, vamos a crear un tribunal ad hoc africano… Se está mirando más allá de Bashir: la situación del país. Aunque no apoyan de momento la decisión de la CPI, Bashir será juzgado.

P) ¿Puede producirse un nuevo enfrentamiento norte-sur a propósito del referéndum de independencia de 2011?

R) Sí. Si la comunidad internacional no está vigilante después de las elecciones de abril (2010). Que en enero de 2011 se celebre el plebiscito es fundamental. Y que Bashir haga un proyecto de Sudán unido atractiva (norte y sur se necesitan), pero también que se respeten las decisiones. Todos están comprometidos con que enero de 2011 es la fecha (Bashir, Kiir…) y con que se respete lo decidido. Y el pueblo está convencido de que así va a ser. Los próximos meses son fundamentales. Pero hay que advertir que ni norte ni sur están por un Sudán dividido, ni tampoco la comunidad internacional. Pero habrá que respetar lo que pase, es fundamental. Y ahí no habrá terminado todo: habrá que delimitar la línea 1956, ver qué pasa con Abyei y Kordofan… Pero pase lo que pase, que se respete: si no es muy probable que volvamos a tener guerra. Está habiendo muchas denuncias de intentos de manipular los censos: ONU, y UNMIS concretamente, están muy vigilantes.

Anuncios
Comments
One Response to ““Pase lo que pase, que se respete: si no es muy probable que volvamos a tener guerra””
  1. Silvino B. Parajón dice:

    Este caballero, el sr. Diez Alcalde, cuando estaba destinado en el Regimiento de Artillería de Campaña nª 63 de El Ferral de Bernesga (León) en la 1ª Batería, trataba a jóvenes reclutas como a auténticas alimañas, uno de ellos, Jose Manuel Cartategui, natural de Avilés (Asturias) en Diciembre de 1993, decidió, frustradamente, quitarse la vida por unos cortes en los brazos que le producirían el desangramiento y la muerte, todo por el trato inhumano recibido por el citado oficial y la tensión acumulada por el abuso de mando, este joven recluta fué salvado por otros dos compañeros, el cabo 1º Blanco y el artillero Silvino B. Parajón. ¿Es este tipo de oficiales que nos representan enuestro ejercito?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: